El jamón es uno de los alimentos que, por tradición, es muy consumido por muchas familias españolas, por lo que son distintas las elaboraciones y denominaciones las que se conocen de él.

Para poder apreciar del jamón, su mejor sabor y aroma, es fundamental que tenga una preparación previa.

Para ello debemos conocer que partes posee el jamón.

 

PARTES DEL JAMÓN

foto-decalogo-para-el-buen-corte-del-jamon-iberico

 

A -. Ésta parte del jamón es la que posee más grasa infiltrada, por lo tanto es la mas jugosa, de ella se extrae la carne más sabrosa y tierna.

B -. Normalmente es parte más curada y fina del jamón.

C -. Zona del jamón donde se acumula más cantidad de grasa, por lo tanto es una de las partes más sabrosas.

D E -. Parte alta de la pantorrilla. La carne suele ser más dura y fibrosa, debido a ello, su sabor es diferente. Ésta parte es utilizada para obtener tacos de jamón.

 

 

 

¿Cómo consumir el jamón?

Para poder apreciar el brillo de la grasa natural, el jamón debe consumirse a temperatura ambiente, entre 18y 24 grados centígrados. De lo contrario, si lo servimos demasiado frío, su apariencia sería opaca.

La forma correcta de presentar nuestro jamón, es en lonchas finas, de un tamaño intermedio, con algo de grasa para darle jugosidad.

El jamón es un complemento primordial para una dieta sana y equilibrada. En España, es costumbre tomarlo por Navidad, o como regalo principal en los mejores Lotes y Cestas Navideñas.

¿Cómo cortar el jamón?

Para mayor comodidad, en muchas ocasiones se ofrece el jamón ya cortado y envasado. Uno de los consejos de nuestros grandes expertos, es el corte a cuchillo, para que el jamón no pierda las propiedades organolépticas a la hora de consumirlo.

 

El corte a cuchillo es un proceso sencillo, siempre y cuando se disponga de las herramientas necesarias, aunque debemos de tener siempre ciertas medidas de precaución.

  • Tener un buen soporte jamonero, que nos proporcione una buena fijación del jamón.
  • La mano que no utilizamos para cortar, debe estar siempre por encima de la mano que corta.
  • El cuerpo siempre retirado de la zona de corte.
  • En el corte no se debe aplicar demasiada fuerza, debe ser lento y suave.

¿Qué material es necesario para el corte del jamón?

  • Afilador: Nos permite tener siempre nuestro cuchillo afilado de una manera rápida y segura.
  • Cuchillo Jamonero: Especial para el jamón. Con forma fina, afilada y flexible, que nos permite realizar cortes finos y precisos para obtener el mejor resultado en la presentación de la loncha.
  • Portajamones: Para poder practicar el corte de la manera más adecuada, y que el jamón o la paletilla tengan una posición correcta, el jamonero debe de ser firme y proporcionar una buena fijación.
  • Trapo de cocina: Una vez finalizado el corte, para que el jamón no pierda cualidades, ni se produzcan sequedades, es importante cubrir el jamón con un trapo.
  • Cuchillos pequeños: Para poder realizar incisiones en el jamón y cortes precisos para llegar a zonas más angulosas, los cuchillos deben ser afilados y con la hoja bastante pequeña.
  • Pinzas: Permiten manipular las lonchas del jamón y ofrecer una cuidada presentación.

 

¿Cómo colocar el jamón?

El portajamones debe colocarse de tal forma que permita realizar el corte del jamón sin forzar ningún tipo de movimiento, y podamos realizarlo de la manera más cómoda posible.

Cuando el jamón se vaya a consumir en un periodo corto de tiempo (1 a 2 días), el jamón empezará a cortarse por la zona central o maza principal(A). El jamón deberá colocarse con la pezuña mirando hacia arriba.

Si por el contrario, va a consumirse en un periodo de tiempo mas lento, es preferible empezar a cortar el jamón por la zona de la babilla o contramaza (B). En este caso, la pezuña debe colocarse mirando hacia abajo.

 

El retirado de la piel

Es necesario retirar la piel y la grasa exterior que cubre el jamón para empezar a cortarlo.

Para que no se produzcan sabores rancios en la degustación del jamón, es conveniente para su correcto consumo retirarla para eliminar ciertos mohos y otros exudados naturales que se adquieren en el proceso de maduración del jamón.

La retirada de la piel del jamón se inicia con un corte perpendicular a la pata y circular al corvejón, después se irán haciendo cortes tangenciales en ambos lados. La piel del jamón se debe ir retirando según se va consumiendo. Es recomendable guardar la primera loncha de grasa para cubrir la superficie del corte. De ésta manera  la conservación del jamón será mucho mas efectiva, evitando así, que se reseque.

 

¿Cómo cortar el jamón en lonchas?

En el proceso de corte del jamón, se debe ir retirando progresivamente la piel y grasa exterior de los bordes. El jamón debe ser cortado en lonchas finas “casi transparentes”, abarcando el ancho de la pieza pero no deben sobrepasar los 6 o 7 centímetros de largo.  Para hacer  las lonchas más jugosas y apetecibles, deben poseer grasa intramuscular.

 

Los cortes serán siempre paralelos entre sí, sin importar la zona del jamón por la que se empiece. El sentido del corte debe ser desde la pezuña hasta la punta, una vez situados en ésta zona, el sentido del corte será hacia abajo,  siempre se debe dejar a la vista una superficie plana, hasta llegar al hueso.

La carne del jamón que se encuentra más cercana al hueso, no debe cortarse en lonchas, si no, en tacos. Los tacos extraídos del jamón, son un ingrediente de lujo para platos como cocidos y caldos.

Es muy importante a la hora de sevir el jamón, no superponer las lonchas, deben colocarse en una sola capa, sólo es posible un ligero solapamiento entre sí.

 

¿Qué hacer con el hueso del jamón?

El hueso del jamón es un producto muy utilizado en nuestra gastronomía, ya que aporta muchísimo sabor a nuestros platos, suelen utilizarse en cocidos, caldos u otros platos de puchero.

Para mayor comodidad a la hora de cocinar con él, el hueso del jamón se sirve serrado en trozos de tamaño medio. De éste modo su congelación es mucho mas fácil.

 

La conservación del jamón

Para que la conservación del jamón sea totalmente correcta, sólo se deben seguir unos sencillos pasos, ya que no es un producto que necesite condiciones muy especiales para su conservación.

El lugar donde debemos mantener el jamón, tiene que ser seco y fresco, debe mantenerse aproximadamente entre unos 10 y 15 grados centígrados.

Para evitar el contacto con el aire y que se produzca cierta sequedad, una vez cortado, es preferible envolverlo en papel film trasparente.

Una vez terminemos la sesión de corte del jamón, debemos colocar en la parte del corte, la capa gruesa de tocino que habíamos cortado al principio, para mantener la grasa superficial siempre fresca.

Por último, es aconsejable que mantengamos el jamón tapado con un paño de cocina limpio.