El cava Extremeño gana espacio en el mercado.

El cava Extremeño gana espacio en el mercado.

Durante la década de los 80´s un grupo de emprendedores almendralejenses se les ocurrió la novedosa idea; desarrollar una nueva forma de hacer vino, con la finalidad de comercializar productos extremeños. Pablo Juárez, Aniceto Mesías y Marceino Díaz, son los padres del cava de almendranejo. Concretamente el cava ‘Vía de la Plata’ inscrito en la D.O. Cava desde 1983. En 1985 cuando cada uno elige camino diferente pero al tiempo paralelo, nace el Cava Bonava.

Estos tres pioneros cuentan, mucho antes de que España formara parte de la unión Europea. El cava se regía por una denominación que abarcaba la totalidad del territorio español. A raíz de la firma de adhesión del mercado común ésta cambia de específica a genérica. Sin embargo, no es hasta el 26 de marzo de 1986 que el tribunal supremo permite que cava se haga término municipal de Almendralejo; beneficiando además de su bodega a los pueblos adyacentes. Actualmente cava está constituido por 157 municipios y 27 no son catalanes.

Las condiciones para la producción de vino en Almendralejo son menos favorables que las catalanas. Los catalanes cuentas con cuevas que tienen la temperatura perfecta para fermentar el extracto de la uva. En cambio, en almendralejo, son potentes torres de ventilación los que asegurar que el proceso de fermentación sea opimo; ayudando a la industrialización de este tipo de producción.

La competencia por el cava es una parte del juego que atemoriza a los catalanes

El cava Extremeño y Catalán luchan por el mercado.

El cava Extremeño y Catalán luchan por el mercado.

La lucha por entrar en el mercado del vino se vuelca intensa para los catalanes. Actualmente existe una proporción de botellas de vino bastante dispareja, de cada cien botellas solo tres son producidas en Almendranejo. Sin embargo debido a la eliminación del veto que ha tumbado el ministerio de agricultura; aumenta la posibilidad de triplicar la producción, ampliando las oportunidades  para este vino.

A consecuencia de este temor, son los catalanes los principales interesados en que la denominación vuelva a ser específica. Argumentando frente el ministerio de agricultura que las probabilidades de crecimiento están limitadas, cosa que desmiente el alcalde de Almendralejo. Ya que para él, la demanda de este delicioso vino es cada día mayor.

 “La demanda va en aumento y la ampliación de la superficie cultivada servirá para satisfacerla”, explica García Lobato. Según los cálculos del bodeguero Marcelino Díaz; esta “adaptación de la oferta a la demanda” podría suponer el salto de las 500 hectáreas actuales a unas 900. Esto va a generar un salto de facturación importante: de los doce millones de euros actuales a unos veinte.

La producción de cava, ha significado prácticamente una guerra entre los catales y los almendralejenses, sin embargo, estos últimos no están dispuestos a rendirse, aun cuando el vino se ha enfrentado a el boicot que empezó en 2004, cuando el entonces vicepresidente de la Generalitat de Cataluña, el político de ERC Carod Rovira, llamó a obstaculizar la candidatura madrileña a las Olimpiadas de 2012.

Más en Grupo Extredist | El vino y el hombre, compañeros de historia