Vinos de crianza. Deliciosa sabor.

Vinos de crianza. Deliciosa sabor.

Vinos de crianza, son aquellos que pasan por un proceso de envejecimiento que dura por poco 24 meses. Las barricas que se utilizan para guardar este vino son de madera de Roble; el líquido debe durar mínimo seis meses allí dentro.

Para diferenciar si un vino es de crianza, reserva o gran reserva solo debemos tomar en cuenta el tiempo. Cabe destacar que, estas clasificaciones solo la vamos a encontrar en los vinos españoles.

Si nos referimos a vinos tintos, el envejecimiento mínimo debe ser de 24 meses como lo mencionamos anteriormente. De estos 24 meses; seis deben ser en una barrica. Si el vino es rosado o blanco, su tiempo es un poco menor. Solamente debe durar 18 meses y 6 deben estar en la barrica. En una barrica caben 330 litros de vino.

Existe una clasificación de origen Rioja. Dentro de esta clasificación se producen vinos de muy excelente calidad. El tiempo de maduración de estos es mucho más largo. Debido a este tiempo, la barrica impregna más matices aromáticos de la madera al vino. De esta manera su textura es mucho más definida al igual que su sabor. La clasificación crianza dentro de la denominación Rioja requiere mucho más tiempo en la barrica. Esta barrica es de un tipo específico; es una barrica bordelesa.

Vinos de Crianza: un sabor que te encantará

Los vinos de la Rioja tienen un tiempo de envejecimiento de mínimo 24 meses para los tintos de Crianza. Si el tiempo de maduración es menor que el

Vinos crianza. Duración igual a calidad.

Vinos crianza. Duración igual a calidad.

estipulado; los vinos entran en la denominación del año o jóvenes.

Para obtener vinos de crianza se debe tomar en cuenta la evolución de las uvas durante un tiempo específico. Todo va a depender de la calidad que tenga la uva y del tipo obviamente de la misma. Este tipo de vino debe poseer ciertas características. Estas son básicamente: cantidad suficiente de acidez, taninos, extracto seco, cuerpo, grado alcohólico y poca oxidación.

La crianza no es exclusiva de los vinos tintos, aunque muchas personas piensen que es de esta manera. Los vinos blancos también pueden entrar en este tipo; estos provienen de las uvas de Chardonnay, Verdejo, Macabeo o Viura. Como los vinos blancos no son contentivos de taninos; tienden a verse afectados por la oxidación. Por esta razón es mucho mejor que sean criados en las barricas y no que fermenten en ella.

Como dato curioso podemos decir que; los antocianos que son los pigmentos hidrosolubles encargados de dar color al vino. Es por ello que los vinos tintos van de un color rojo violáceo perteneciente a los vinos jóvenes; al color rojo teja de los madurados.

Más en Grupo Extredist |El vino y el hombre, compañeros de historia